Microsoft, Apple, Google, Facebook y Amazon sufren el castigo de los inversores pese al crecimiento de su negocio

Los gigantes tecnológicos estadunidenses no son inmunes a los efectos económicos de la guerra de Ucrania, la inflación, los problemas con las cadenas de suministro y la reducción del presupuesto en publicidad de los anunciantes. Aunque los resultados trimestrales presentados la pasada semana se han salvado con aumentos de ingresos en todos los casos, las perspectivas de crecimiento que tenían a principios de año con el fin de la pandemia se han visto muy ensombrecidas, lo que ha provocado un fuerte castigo en Bolsa.

El epítome de esta debacle ha sido Netflix que ha perdido casi el 70% de su valor en lo que va de año, tras revelar la pasada semana que perdió 200.000 usuarios en el último trimestre. Pero las demás tecnológicas emblemáticas también sufren. Desde comienzos de 2022, Apple ha perdido un 11,8%; Microsoft ha perdido el 15% de su valor; Alphabet (matriz de Google) ha cedido un 20%; Amazon se ha dejado un 26% de su capitalización, aunque la que peor se ha comportado ha sido Facebook que se ha desplomado un 40%. Solo Twitter ha aguantado el tipo, con una revalorización del 16%, pero solo achacable a la oferta de Elon Musk por la red social por 42.000 millones de euros.

Los resultados trimestrales de los gigantes tecnológicos presentados la pasada semana han acentuado en casi todos los casos ese castigo bursátil. Aunque todas las firmas vieron como aumentaban sus ingresos, las ganancias cayeron en el caso de Facebook, Google y Amazon (esta última se anotó pérdidas) y, lo que es más importante, decepcionaron a los analistas.

Después de la pandemia

Las causas de esa destrucción de valor varían según los casos en unas empresas que no solo resistieron los efectos del coronavirus, sino que aprovecharon al unísono la pandemia para experimentar un crecimiento explosivo. El caso más sintomático es el de Amazon, que registró unos números rojos de 3.844 millones de dólares (unos 3.660 millones de euros al cambio actual) durante el primer trimestre del año, y aunque aumentó su cifra de negocio un 7% respecto al mismo periodo del año anterior, es el menor incremento que el gigante del comercio electrónico ha registrado en los últimos 20 años.

Meta, la matriz de Facebook, redujo sus beneficios netos un 21% hasta los 7.465 millones de dólares (7.080 millones de euros) en el primer trimestre del año, pero curiosamente los inversores le premiaron con una fuerte revalorización en Bolsa, donde había perdido la mitad de su valor antes de la presentación de resultados. La causa de esta aparente contradicción es que se disiparon los temores de que los usuarios le hayan dado la espalda a la red social, sobre todo los más jóvenes. Tras la primera caída de su historia en el número de usuarios durante el último trimestre del 2021, Facebook acumuló 1.960 millones de usuarios diarios entre enero y marzo de este año, 20 millones por encima de lo previsto por los analistas y 31 millones más respecto al trimestre anterior.

Alphabet, matriz de Google, redujo su beneficio un 8,3% en el primer trimestre de 2022, hasta 16.436 millones de dólares (15.587 millones de euros), aunque registró unos ingresos de 68.011 millones de dólares, un 23% más que en los tres primeros meses del año pasado. La retirada de sus servicios de Rusia después de la invasión de Ucrania mermó sus ingresos europeos, pero lo que más preocupa en el futuro es la debilidad del negocio publicitario después de la recuperación tras la pandemia. Por eso, la compañía que dirige Sundar Pichai ha puesto el énfasis en la infraestructura de la nube, que quiere disputar a Amazon y Microsoft para obtener ingresos de las empresas que están trasladando los flujos de trabajo fuera de sus propios centros de datos.

Mejor le van las cosas a Microsoft, que ha anunciado unos beneficios netos entre julio de 2021 y marzo de 2022 un 25% superiores a los del mismo periodo del ejercicio anterior, y facturó 146.405 millones de dólares, 25.000 millones más que en marzo de 2021.

La empresa de software con sede en Redmond (Washington) ha atribuido los buenos resultados a la demanda de soluciones en la nube, incrementada tras el cambio a trabajo remoto por la irrupción de la pandemia. Tanto particulares como organizaciones recurrieron a los productos Microsoft, como Outlook y Teams, para estableces canales de comunicación y de mensajería remotos, lo que ha posicionado a la empresa como una de las grandes beneficiadas de la emergencia sanitaria.

La crisis mundial de los microchips tampoco ha hecho temblar las cuentas de Apple. La empresa de Cupertino obtuvo beneficios netos de 59.640 millones de dólares, un 14% más que en su primer semestre fiscal de 2022 el mismo periodo del ejercicio anterior. En su primer semestre de 2022, Apple ingresó 221.223 millones de dólares, un 10% por encima de los facturados en los mismos seis meses del ejercicio anterior, impulsado sobre todo por la venta masiva de iPhones.

La convulsión en Twitter por la oferta del fundador de Tesla, Elon Musk, es patente pese a que el desempeño de su negocio sigue en entredicho, De hecho, la pasada semana admitía que en los últimos dos años ha contabilizado de forma errónea el número de usuarios diarios activos monetizables de la red social, sobreestimando su base en alrededor de 1,9 millones de cuentas.

Los resultados del primer trimestre de 2022 no son significativos, porque aunque multiplicó por 7,5 veces los del año anterior, hasta los 513,3 millones de dólares (488 millones de euros), se debió a la venta de MoPub, su división de publicidad para aplicaciones móviles, a la empresa de software de marketing AppLovin por 1.000 millones de euros. Los ingresos de la red social alcanzaron en los tres primeros meses del año los 1.200 millones de dólares (1.142 millones de euros), un 16% más.