El 22 de abril es el Día Mundial de la Tierra y lo celebramos, intentando ser conscientes del daño que a veces le hacemos, y recordando acciones que pueden contribuir a revertir el apocalíptico desenlace que auguran los científicos. ¿Estas preocupado por el planeta? Sientes la necesidad de hacer algo por el futuro, por los animales, por tu comunidad. La realidad es que salvar el planeta es tarea de todos. No son necesarios grandes gestos para contribuir a preservar y proteger nuestra naturaleza. Debemos ser conscientes de la situación de emergencia climática que atravesamos y que pone en peligro la subsistencia de recursos naturales y de la biodiversidad. Pero también debemos pasar a la acción, aquí te compartimos formas sencillas que todos podemos hacer para lograr una diferencia a largo plazo.

1- Evitar el uso del automóvil

Bicicleta, patineta, transporte público, hay muchas opciones sostenibles y ¡buenas para la salud! además son una manera de ayudar a mejorar la calidad del aire que respiramos.. La movilidad sostenible es una alternativa para reducir la emisión de los gases de efecto invernadero y mejorar así, la calidad del aire. Según la Organización Mundial de la Salud, la contaminación del aire es ya un problema que afecta no solo a la salud de nuestros ecosistemas sino también a la propia salud humana.

2-Ahorrar más agua y evitar su desperdicio

Afortunadamente, hasta en las escuelas se está alertando sobre la importancia de no derrochar el agua. El agua es uno de los recursos más valiosos del planeta, pero también es muy escaso. Para proteger este recurso natural evitar su consumo excesivo. Todos los consejos para ahorrar agua en casa son imprescindibles para que este recurso vital para nuestra vida no se agote.

3-Plantar árboles es sembrar oxígeno

Qué maravilla ver crecer el árbol que plantaste con tus propias manos. Reforestar es una acción que contribuye a luchar contra el cambio climático. Y es que los árboles no solo nos proveen de oxígeno, sino también absorben CO2 mejorando la calidad del aire. Promover y fomentar su plantación es una forma de salvar el planeta y frenar la crisis climática. Hay fundaciones y organizaciones que promueven este gesto tan poderoso para cuidar el planeta, son iniciativas que buscan contribuir al equilibrio ambiental recuperando masa forestal y protegiendo nuestros ecosistemas. Busca en tu comunidad y únete, se parte del cambio.

4- Apostar por la energía verde

El uso que hacemos de la energía tiene un impacto en el planeta. Por un lado, es conveniente reducir el consumo eléctrico para disminuir el impacto ambiental. Y por otro, debemos ser capaces de optar siempre las opciones más verdes y menos contaminantes.

5- Usar electrodomésticos eficientes

Este gesto está muy vinculado con el anterior. Y es que los electrodomésticos que contribuyen a la eficiencia energética permiten un mayor ahorro de energía. En cualquier de los casos, deben usarse de manera racional. Un ejemplo sencillo puede ser no utilizar la lavadora y el lavavajillas hasta que estén a carga completa; trabajar con programas cortos siempre que sea posible. Limitar el uso de la secadora, debido a su alta emisión de CO2. La refrigeradora es el electrodoméstico que más energía consume. Si tiene más de diez años es mejor sustituirlo por uno nuevo, que puede consumir incluso un 40% menos de energía.

6- El turismo sostenible para salvar el planeta

Nuestra forma de viajar también influye en la salud del planeta. Debemos ser capaces de revisar nuestra actividad turística con el fin de elegir aquellas opciones menos contaminantes con nuestro medio natural. Apostar por un turismo sostenible es una forma de que nuestro ocio no repercuta negativamente en la naturaleza.

7- Evitar los desperdicios alimentarios; consumir productos locales y de temporada

No desperdiciar alimentos es una de las acciones más sencillas que podemos llevar a cabo en nuestra misión de ayudar a proteger la salud del planeta. Puede resultar de gran ayuda para no comprar en exceso, planificar un menú semanal y ceñirse a él a la hora de comprar alimentos. También debes considerar que el consumo de productos que son de temporada ya que el consumo de los que no lo son supone un gran gasto energético ya sea en el transporte, o en el uso de cámaras de refrigeración para su almacenaje y conservación, lo que a su vez supone gran cantidad de emisiones CO2.

8- Un consejo sencillo que es extremadamente complejo: ¡Reducir el consumo!

Dejar de comprar cosas que no necesitamos, desde comida hasta la ropa. Eso ayuda a reducir la huella de carbono y la huella hídrica. Consumir con responsabilidad es esencial para ayudar al planeta.

9- Seguir las “R” y evitar los plásticos

Si reciclas, ahorras energía, evitas la explotación de los recursos naturales, y reduces la contaminación y el impacto medioambiental. Pero, además, las otras dos erres, reducir y reciclar, resultan igual de importantes. Con la primera el objetivo es consumir menos y con la segunda se trata de ampliar la vida de uso de los objetos. Y, por supuesto hay que evitar el uso de plásticos no reutilizables, ya que son altamente contaminantes para el planeta, y muy especialmente para ríos, mares y océanos.

10- Evitar el uso de AC o calefactores y usar bombillas y tubos LED

Hasta hace no demasiado tiempo atrás, los AC no formaban parte de todos los hogares como ocurre hoy en día. Tanto los AC como los calefactores son altamente contaminantes. Su uso debe ser racional y siempre adecuado a las temperaturas recomendadas. Siempre que se pueda se deben utilizar bombillas LED ya que son las más eficientes, duran más y son las más respetuosas con el medio ambiente.