Xbox ha anunciado la adquisición de Activision Blizzard y King, responsables de franquicias como Call of Duty o World of Warcraft. Bobby Kotick mantendrá su puesto como CEO de Activision.

Microsoft ha anunciado a través de su página oficial la adquisición de Activision Blizzard y King, una compra que se había comenzado a rumorear justo unos minutos antes de que la compañía matriz de Xbox la haya confirmado. El total de esta adquisición asciende a los 68.700 millones de dólares, dado que Microsoft ha comprado todas las acciones de Activision Blizzard a un precio de 95 dólares cada una. De esta manera sagas tan importantes como Call of Duty, Diablo, Overwatch, Warcraft, StarCraft, Crash Bandicoot o Candy Crush pasan a formar parte de la familia Xbox.

Realizando una comparativa con anteriores adquisiciones de Microsoft podemos hacernos una idea de la escala de este acuerdo: la compra de Minecraft alcanzó los 2500 millones de dólares, mientras que la de Bethesda ascendió a los 7500 millones. Eso sí, como suele ocurrir lo que se ha anunciado hoy es la intención de compra posterior al acuerdo entre ambas compañías, aunque todavía queda que se cierre legalmente la adquisición y que reciba el visto bueno de las autoridades pertinentes. Cuando eso ocurra, como explican Microsoft se convertirá en la tercera compañía de videojuegos en cuestión de ingresos por detrás de Tencent y Sony.

Esta adquisición llega justo cuando Activision Blizzard está siendo investigada por los casos de acoso en el entorno laboral, algo que incluso afectó a su relación con Xbox, según el propio Phil Spencer, jefe de la compañía, que recientemente aseguraba que estaban evaluando su relación con Activision. En un tweet publicado por la cuenta oficial de Xbox en Twitter, la marca asegura que están comprometidos con la inclusión: “Exigimos a todos los equipos este compromiso. Esperamos extender nuestra cultura de inclusión proactiva a los grandes equipos de Activision Blizzard”, se puede leer.

Bobby Kotick seguirá siendo CEO de Activision hasta que la compra se haga efectiva

La incorporación de estas nuevas compañías a Microsoft trae consigo franquicias icónicas de Activision Blizzard como Call of Duty, World of Warcraft, Overwatch o Diablo, así como el éxito de móviles Candy Crush, de King. A nivel estructural, el total de empleados de Microsoft aumentará a casi 10.000 nuevas personas que forman parte de los estudios que estas compañías tienen repartidos por el mundo. Uno de ellos es Bobby Kotick, CEO de Activision, del que se ha confirmado que mantendrá su cargo en la compañía pese a la reciente polémica por los casos de acoso en el entorno laboral. Eso sí, una vez se haga efectiva la compra, lo que se espera que ocurra antes de junio de 2023, será Phil Spencer quien se encargue de los asuntos de negocio de Activision Blizzard.

Tanto el CEO de Microsoft, Satya Nadella, como el de Xbox, Phil Spencer, han dado la bienvenida a las nuevas compañías. En el comunicado oficial de Microsoft, Nadella asegura que “esta adquisición acelerará el crecimiento del negocio de juegos de Microsoft en dispositivos móviles, PC, consolas y la nube y proporcionará elementos básicos para el metaverso”. Phil Spencer, por su parte, asegura que colaborarán para construir “un futuro en el que las personas puedan jugar los juegos que quieran, prácticamente en cualquier lugar que deseen”.