La empresa que cotiza en bolsa que planea fusionarse con la empresa de medios del expresidente Donald Trump está siendo investigada por dos reguladores federales, que han solicitado información y comunicaciones sobre negociación de acciones.

Digital World Acquisition Corp. (DWAC) reveló en una presentación de la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) que había recibido “ciertas consultas preliminares de investigación” de la Autoridad Reguladora de la Industria Financiera a fines de octubre y principios de noviembre con respecto a la negociación de acciones vinculadas a la acuerdo de fusión anunciado el 20 de octubre.

Por separado, la SEC solicitó información relacionada con las reuniones del directorio de la compañía, información sobre inversionistas y comunicaciones, según el documento.

La compañía dijo que la presentación no debe interpretarse como una indicación de que alguna de las agencias haya concluido que alguien violó la ley. Los portavoces de DWAC y Trump no respondieron de inmediato el lunes a las solicitudes de comentarios.

Una empresa de adquisición de propósito especial (SPAC) es una empresa fantasma que se crea para hacer pública una empresa privada al fusionarse con ella. Se les llama compañías de “cheques en blanco” porque los inversionistas pueden comprar acciones sin saber qué negocio adquirirá eventualmente la SPAC. Para los inversores, la esperanza es que el precio de las acciones se dispare cuando se anuncie un objetivo de adquisición.

Los SPAC pueden ofrecer a las empresas un camino más rápido y simplificado hacia el mercado público que una oferta pública inicial. Se han vuelto más comunes el año pasado, y marcas como WeWork, DraftKings y Virgin Galactic Holdings cerraron acuerdos con ellos.

Los SPAC también permiten a las empresas obtener capital adicional de inversores privados mientras esperan que se complete la fusión. Durante el fin de semana, DWAC y Trump Media & Technology Group anunciaron que habían firmado acuerdos para recaudar mil millones de dólares de un grupo no identificado de inversores.

El expresidente, que ha sido vetado en Twitter y Facebook, anunció el lanzamiento de la plataforma Truth Social en octubre. La empresa de Trump se presentó como una “potencia mediática” que puede competir con un “consorcio de medios liberales” y las grandes empresas tecnológicas, a las que ha acusado de silenciar las voces conservadoras, según una presentación de la empresa .

La presencia de Trump en las redes sociales fue fundamental para su ascenso político y su presidencia. Durante su tiempo en el cargo, a menudo usó su cuenta de Twitter para quejarse de la cobertura de los medios que no le gustaba, reprender a los enemigos políticos percibidos y hablar directamente con su base.

Pero Twitter desterró permanentemente a Trump después del ataque del 6 de enero, cuando una multitud de sus partidarios irrumpió en el Capitolio de los Estados Unidos en un intento de impedir que el Congreso certificara la victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de 2020. La compañía se mostró en desacuerdo con los tweets que, según dijo, violaron sus políticas contra la glorificación de la violencia.

Facebook, ahora conocido como Meta, prohibió indefinidamente a Trump por usar la plataforma para “incitar a una insurrección violenta contra un gobierno elegido democráticamente”, según un comunicado emitido por el director ejecutivo Mark Zuckerberg. Trump también prohibió publicar en Instagram.

Truth Social competiría con Facebook y Twitter, según el resumen, mientras que las ofertas separadas llamadas TMTG + y TMTG News competirían con Netflix, Disney Plus, CNN y el fabricante de podcasts iHeart Media. También describió una “Pila de tecnología TMTG de oportunidades a largo plazo” que entraría en la esfera de la computación en la nube.

La presentación incluyó varias diapositivas de las empresas pasadas de Trump, entre las que se destacó su gran número de seguidores en las redes sociales en Facebook, Twitter e Instagram antes de que fuera expulsado de esas plataformas.

En una carta del 17 de noviembre dirigida al presidente de la SEC, Gary Gensler, la senadora Elizabeth Warren (D-Mass.) Expresó su preocupación de que la nueva compañía de medios no tiene un modelo de negocios claro, y señaló que sus documentos corporativos generales no enumeran a ningún funcionario, operaciones o empleados. Citó un informe del New York Times que decía que Trump había discutido el acuerdo con socios comerciales en marzo, que el periódico describió como una posible violación de las leyes de valores y las reglas de la bolsa de valores.

En los documentos presentados ante la SEC, su director ejecutivo figura como Patrick Orlando, un ejecutivo financiero que también es director ejecutivo de una empresa en Wuhan, China. La dirección corporativa de DWAC coincide con la de un espacio de trabajo conjunto de WeWork en Miami. El lunes, la compañía de Trump anunció que el representante Devin Nunes (republicano por California) se retirará del Congreso para convertirse en su CEO.

Warren dijo que le preocupa que otros acuerdos de SPAC también puedan usarse para enriquecer a los administradores de dinero profesionales, como los fondos de cobertura y las firmas de capital privado, a expensas de los inversores individuales.

“Los informes de que DWAC puede haber violado las leyes de valores y perjudicado a los inversores durante la adquisición de Trump Media and Technology Group son profundamente preocupantes y brindan una oportunidad para que la SEC cumpla con su compromiso de investigar las irregularidades y el fraude en el espacio SPAC”, Warren escribió.

Trump y su equipo político habían lanzado previamente un blog llamado “Desde el escritorio de Donald Trump”. El blog se cerró después de solo 29 días después de recibir muy pocos lectores.

Las acciones de DWAC se dispararon cuando anunció su empresa con Trump. El lunes, cerró con una caída del 2,6 por ciento a 43,81 dólares por acción.