El gigante de internet Alphabet, matriz de Google, anunció este martes unas ganancias de 55.391 millones de dólares entre enero y septiembre, más del doble de los 25.042 millones de beneficios conseguidos durante el mismo período del ejercicio pasado. La empresa del buscador online más usado del mundo facturó durante los primeros nueve meses del año 182.312 millones, en su inmensa mayoría provenientes de la publicidad, muy por encima de los 125.629 ingresados entre enero y septiembre de 2020. Por su parte, los inversores de Alphabet se embolsaron durante los pasado nueve meses 82,76 dólares por título, frente a los 36,69 de hace un año.

La firma con sede en Mountain View (California, EEUU) vio cómo aumentaba la facturación en todos sus segmentos de negocio, y en paralelo aumentó la inversión con un incremento de la deuda a largo plazo, que pasó de los 13.932 millones de finales del año pasado a los 14.288 actuales.

La mayor fuente de ingresos de Alphabet es la venta de espacios publicitarios en sus distintas plataformas en línea, que supone más del 80% del total de las ventas. A su vez, dentro del segmento publicitario, los ingresos derivados por anuncios a través de Google son los más elevados (37.926 millones en el último trimestre), aunque los provenientes del portal de videos YouTube, también de su propiedad, están ganando cada vez más terreno. Al margen de la publicidad, la empresa también recauda dinero a través de su plataforma de computación en la nube, Google Cloud, que en los pasados tres meses aportó 4.990 millones de dólares a las arcas de la compañía.

Estados Unidos es la principal fuente de ingresos de Alphabet (46% del total), seguido de la región comprendida por Europa, Oriente Medio y África.

“Hace cinco años detallé nuestra visión para ser una compañía en la que prime la inteligencia artificial. Los resultados de este trimestre demuestran que nuestras inversiones en ese área nos están permitiendo construir productos más útiles para la gente y para nuestros socios”, indicó al presentar las cuentas el consejero delegado de Alphabet, Sundar Pichai.

Los buenos resultados de Alphabet, sin embargo, no terminaron de convencer a los inversores en Wall Street, y las acciones de la firma se dejaban un 1,35% hasta los 2,749 dólares por título en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los parqués neoyorquinos.