por Paulo De León, CABI

Autor del Libro: Doug Sanders

Probablemente el mejor libro que he leído en tema de urbanización. Muchas lecciones deja el libro pero talvez lo que más me llamó la atención fue la forma de abordar el fenómeno de urbanización. A diferencia de la mayoría de libros, escritos por académicos con aquel enfoque top down, Sanders utiliza una visión bottom up. Es decir, estudia el fenómeno paso por paso pero desde las historias de personajes en diferentes ciudades del mundo.

El libro también es histórico, para dar un contexto y perspectiva más amplia. Repasa en especial las grandes migraciones hacia Europa de los siglos pasados derivando cosas muy similares a las actuales. Allí podemos reconocer que el fenómeno de remesas no es nuevo, ha existido a lo largo de toda la historia del ser humano. A cambiado la forma de enviar el dinero talvez. Pero es evidente que las personas dejan sus pueblos ante la falta de oportunidades, también hay otros temas pero son proporcionalmente menores, y una vez establecidos envian dinero a sus familiares. Pasa dentro de China, desde Europa y el Primer mundo, hacia países de Africa, Asia y por supuesto latinoamérica.

Si bien lo anterior es un gran trabajo sociológico realizado por el autor en su recorrido de al menos 30 ciudades del mundo conociendo el fenómeno de migración, su mayor aporte es definir el concepto de arrival city (AC). AC puede ser una ciudad, un barrio o una zona, y es aquella donde los migrantes aterrizan cuando dejan la ruralidad y llegan a la ciudad. Son zonas con altas densidades, bajos niveles de calidad de vida pero son lugares donde por las conexiones o redes permiten ese aterrizaje. AC es un lugar de llegada más no de punto final. La inmensa mayoría ven a la AC como un lugar transitorio ya sea ellos o sus hijos. Transitorio por muchas razones, pero también puede ser porque la misma AC se transforma hacia un nivel de ingreso medio y evoluciona.

Las AC o zonas de aterrizaje son altamente flexibles y es por ello que los Gobiernos no pueden restringirlas o rigidizarlas demasiado, los experimentos de planificación top down en muchas ciudades estudiadas por el autor, terminan mal. Flexibles no sólo desde el punto de vista de zonificación, pero también de uso mixto de tierra, de trabajo y residencia, culturalmente y socio económicamente. Las AZ tienen que permitir cierta libertad y facilitar que las personas puedan construir como quieran, crear negocios, crear iglesias, etc. Cualquier intento de poner restricciones terminaría en aumentos de precios y ocasionarian que la capacidad de vivir de las personas termine colapsando la migración en esa zona.

Hay que dejarlas desarrollarse, y a medida que las personas van mejorando se puede integrar ciertos conceptos presentes.

Las AC son feas por naturaleza pero son desde el punto de vista calidad de vida y desarrollo muchisimo mejor que las condiciones rurales que dejan atrás, sino no lo harián. No ha habido ninguna ciudad del primer mundo que no haya tenido zonas de AC donde haya sido al inicio arrabales. El autor repasa los barrios de AC de Paris, New York y Londres de los siglos 18 y 19.

Una lectura recomendable para el que le gusta el tema. Particularmente muy útil para nosotros los analistas económicos. Nos ayudará a afinar análisis de inteligencia de negocios ya que precisamente Guatemala está en ese proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *