Elon Musk presentó el ‘Tesla bot’, un robot humanoide para realizar trabajos peligrosos y repetitivos que la gente no quiera hacer.

Tesla está desarrollando un robot humanoide para realizar trabajos “peligrosos” que la gente no quiere hacer, según anunció el controvertido consejero delegado de la compañía, Elon Musk, para quien el proyecto tendrá profundas implicaciones económicas.

El anuncio de Musk, realizado durante el AI Day (Día de la Inteligencia Artificial) de Tesla, se produce justo cuando la compañía está bajo escrutinio en Estados Unidos por los accidentes de sus vehículos y acusaciones de que exagera sus capacidades de conducción autónoma.

Musk, que en 2020 recibió opciones sobre acciones de la compañía por valor de 22 mil millones de dólares y tiene una fortuna personal valorada en unos 187 mil millones de dólares, según Forbes, aseguró que Tesla podría lanzar el “Tesla bot” en 2022.

En el pasado, las predicciones de Musk no se han cumplido o han tardado más de lo previsto en materializarse.

Elon Musk aseguró que el robot medirá 1.7 metros de altura, pesará 56 kilogramos y tendrá una pantalla en lugar de cara. El empresario también afirmó que su misión será realizar labores “aburridas, repetitivas y peligrosas”, trabajos que la gente no quiere realizar.

Uno de los ejemplos que Musk utilizó fue el de ir a la tienda a comprar vituallas.

Musk también señaló que utilizará la misma tecnología que equipa a sus vehículos, desde chips a ocho cámaras para controlar su entorno.

El anuncio coincide con el inicio de una investigación por parte de las autoridades federales estadounidenses sobre 11 accidentes de automóviles de Tesla con vehículos de emergencia que estaban prestando ayuda en accidentes previos.

Al menos una persona murió en uno de esos accidentes y varias más resultaron heridas. Los accidentes se produjeron cuando Autopilot, el sistema de ayuda a la conducción de Tesla, estaba en operación.

Desde 2016, la Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera de Estados Unidos (NHTSA) ha iniciado al menos 30 investigaciones en accidentes de vehículos de Tesla.

A pesar del nombre del sistema, Autopilot no tiene la capacidad de circular sin el control del conductor.

El miércoles, los senadores demócratas Richard Blumenthal y Ed Markey solicitaron a la Comisión Federal de Comercio (FTC por sus siglas en inglés) una investigación sobre la publicidad que realiza Tesla de Autopilot y que calificaron de “engañosa” y “peligrosa”.

En una carta remitida a la comisión, los dos senadores acusaron a Tesla de “exagerar de forma repetida” las capacidades de sus vehículos y que las declaraciones de la compañía ponen en peligro “a conductores y otros usuarios de la carretera”.

Blumenthal y Markey subrayaron en su carta a la FTC que tanto Tesla como su consejero delegado, Elon Musk, han “presumido” de los sistemas de la compañía, pero que ambos no proporcionan “información adicional sobre las verdaderas capacidades” de los vehículos.

En 2019, el Instituto para la Seguridad en la Carretera de Estados Unidos (IIHS, en inglés) señaló en un informe que el término Autopilot “indica a los conductores que pueden despistarse” ya que, a su juicio, “parece prometer más de lo debido” sobre el grado de atención que se debe prestar a la conducción.

IIHS añadió que 48 por ciento de las personas encuestadas dijo que el Autopilot permite conducir sin tener las manos en el volante.

En el pasado Musk ha declarado que “no se necesitará conducir la mayor parte del tiempo a menos que se quiere hacerlo” gracias a las mejoras que el sistema está experimentando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *