Al menos 20 palestinos, entre ellos nueve niños, murieron este lunes en la Franja de Gaza y 65 resultaron heridos en plena escalada de violencia con Israel, que incluyó el disparo masivo de cohetes desde el enclave, que hicieron sonar las alarmas en una tensa Jerusalén.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió que Hamás había cruzado una “línea roja” al disparar los proyectiles contra territorio israelí y que “Israel reaccionará con fuerza (…) el que ataque pagará un precio alto”.

El ejército israelí dijo que al menos se habían disparado 45 cohetes desde la Franja de Gaza hacia Israel. Algunos de ellos fueron interceptados por el escudo antimisiles y otros cayeron en terrenos desocupados.

“Hemos empezado, y digo bien empezado, a atacar objetivos militares en Gaza”, declaró el portavoz del ejército israelí. Muhamad Fayad, un comandante del brazo armado de Hamás, murió en Beit Hanun, en el norte de Gaza, confirmó una fuente del movimiento islamista armado, en el poder en el enclave palestino.

Nueve personas, de los cuales tres niños, perecieron, informó por su parte el ministerio de Salud gazatí.

Horas antes, Hamás había amenazado a Israel con una escalada militar si sus fuerzas no se retiraban el lunes por la noche de la Explanada de las Mezquitas, lugar ultrasensible entre palestinos e israelíes en el centro de la Ciudad Vieja de
Jerusalén.

“Las Brigadas Al Qasam (brazo armado de Hamás) lanzan ahora cohetes contra el enemigo en la Jerusalén ocupada como respuesta a sus crímenes y a su agresión contra nuestro pueblo en Sheij Jarrah y en la mezquita Al Aqsa” situada en la explanada, informaron en un comunicado.

La víspera, se habían lanzado desde el enclave palestino globos incendiarios y cohetes hacia el sur del territorio israelí en apoyo a los manifestantes de Jerusalén.

Esta escalada de tensión tiene lugar en el cuarto día de enfrentamientos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes en Jerusalén Este, sector palestino de la ciudad ilegalmente ocupado y anexionado por Israel.

El lunes por la noche se declaró un incendio, visible a más de dos kilómetros a la redonda, en el recinto de la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén, donde estaban congregados miles de fieles para la oración de la noche. Por el momento, se desconocía la causa del incendio. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *