El presidente norteamericano Joe Biden aseguró este jueves por la noche que Estados Unidos pronto podría dejar atrás lo peor de la pandemia y prometió que todos los adultos del país serán elegible para la vacuna antes del 1 de mayo.

Durante un discurso de 24 minutos desde la Casa Blanca, Biden reflexionó sobre un “sufrimiento colectivo, un sacrificio colectivo, un año lleno de pérdida de vidas y la pérdida de la vida, para todos nosotros”.

El presidente también ofreció la esperanza de una especie de punto de inflexión luego de uno de los años más oscuros de la historia reciente, que ha dejado más de medio millón de muertes en EE.UU., así como la pérdida de millones de puestos de trabajo y trastornos en casi todos los aspectos de la sociedad y la política.

Con el proyecto de ley de estímulo a punto de darle un impulso a la economía, el creciente ritmo de vacunación y las tasas de mortalidad a la baja, Biden dijo que los estadounidenses estaban en camino de regresar a una apariencia de vida normal para el 4 de julio, siempre y cuando sean vacunados y no abandonen prematuramente el uso de mascarillas, el distanciamiento social y otras medidas para contener el virus.

Biden también ofreció algo intangible: la esperanza de un verano con cierta normalidad familiar. “El 4 de julio con tus seres queridos es la meta”, dijo.

El mandatario demócrata estableció pasos concretos para aprovechar el progreso conseguido hasta ahora, comenzando con el requisito de que los estados actúen antes del 1 de mayo para que todos los adultos sean elegibles para ser vacunados. La administración ya había anunciado la semana pasada que tendría suficientes dosis para inocular a todos los adultos a fines de mayo.

También dijo que el gobierno federal creará un sitio web que permita a los estadounidenses buscar vacunas disponibles, hacer que esté disponible en más farmacias, duplicar el número de sitios de vacunación masiva y certificar a más personas, incluidos dentistas, paramédicos, veterinarios y asistentes médicos.

“Estoy usando todo el poder que tengo como presidente de los Estados Unidos para ponernos en pie de guerra y hacer el trabajo”, dijo Biden. Y después de recordar a los estadounidenses que la propagación inicial del virus el año pasado fue recibida con “silencio” y “negaciones”, el presidente enfatizó que un gobierno que interviene para ayudar a sus ciudadanos más afectados es una poderosa fuerza positiva.

“Necesitamos recordar que el gobierno no es una fuerza extranjera en una capital distante”, dijo Biden. “Somos nosotros, todos nosotros”.

Con la esperanza de generar apoyo político para el resto de su agenda, incluido un gran programa de infraestructura y una expansión de la atención médica, Biden tiene la intención de comenzar una campaña para promover los beneficios de su recién aprobada legislación de estímulo a los votantes.

Los pagos directos de hasta 1 400 dólares por persona están programados para llegar a las cuentas bancarias de los estadounidenses a partir de este fin de semana, dijo Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca. Además, se extenderán los beneficios federales por desempleo.

La legislación proporciona la mayor inyección federal de ayuda a los pobres en generaciones, amplía sustancialmente el crédito fiscal por hijos y aumenta los subsidios para el seguro médico. Los restaurantes recibirán ayuda financiera y los gobiernos estatales recibirán una nueva inyección de ayuda.

Hay aún desafíos importantes, dijo el mandatario. El país permanece profundamente dividido, política y culturalmente. En su discurso, Biden condenó una serie de actos violentos contra los estadounidenses de origen asiático, que han sido usados como chivos expiatorios “antiestadounidense” sobre la causa del virus.

Un número considerable de personas sigue dudando sobre vacunarse incluso cuando aumentan los suministros, y la administración está destinando fondos federales a campañas para convencer a los estadounidenses escépticos de que las vacunas son seguras.

“Sé que están a salvo”, dijo Biden en su discurso. “Necesitamos que todos se vacunen”.

Biden y sus asesores dicen que saben que no es suficiente ayudar a la nación a salir de la pandemia y planean utilizar la legislación de estímulo y las tendencias positivas en la contención del virus para generar apoyo para nuevas iniciativas.

“Encontrar luz en la oscuridad es algo muy americano”, aseguró Biden. “De hecho, puede ser lo más norteamericano por hacer, y eso es lo que hemos hecho”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *