Uno de los objetivos es que los casi 11 millones de indocumentados que viven en EE.UU. obtengan la ciudadanía y reunificar a familias separadas por Trump.

El Gobierno de Estados Unidos, presidido por Joe Biden, presentó su plan para reformar el sistema migratorio del país, que privilegiará que las familias se mantengan unidas.

Uno de los objetivos, señala la Casa Blanca, es que los casi 11 millones de indocumentados que viven en EE.UU. obtengan la ciudadanía.

La estrategia del presidente Biden se centra en la premisa básica de que Estados Unidos es más seguro, más fuerte y más próspero si cuenta con un sistema migratorio justo, seguro y ordenado que acoge favorablemente a los inmigrantes, mantiene unidas a las familias y permite a las personas —migrantes recién llegados y personas que han vivido aquí durante generaciones— contribuir de manera más plena a nuestro país”, indica un comunicado.

De esta forma, se presentan órdenes ejecutivas para la creación de un grupo especial para la reunificación de familias separadas por el anterior Gobierno de Donald Trump.

Todas y cada una de las generaciones de migrantes han fortalecido a nuestra nación; nuestra diversidad es una de nuestras mayores fortalezas. Hoy, tomaré medidas para reconstruir y fortalecer nuestro sistema de inmigración.

También se formulará una estrategia para abordar la migración irregular en la frontera sur y crear un sistema de asilo compasivo.

Para ello se analizarán las causas que originan la migración, a través de una estrategia para confrontar la inestabilidad, la violencia y la inseguridad económica que actualmente impulsan a los migrantes a irse de su país.

El Gobierno de EE.UU. propone además colaborar con socios regionales, incluidos gobiernos extranjeros, organizaciones internacionales y organizaciones sin fines de lucro para reforzar la capacidad de otros países de brindar protección y oportunidades a los solicitantes de asilo y a los migrantes en puntos más próximos a su lugar de origen.

Por último, el Gobierno se cerciorará de que los refugiados y solicitantes de asilo centroamericanos tengan acceso a vías legales hacia Estados Unidos.

La situación en la frontera no se transformará de un momento a otro, en gran parte debido al daño que se causó en los últimos cuatro años. Sin embargo, el presidente está decidido a adoptar un enfoque que mantenga la seguridad, fortaleza y prosperidad de EE.UU.”, advierte la Casa Blanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *