Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos alertaron que la variante británica de COVID-19 dominará los contagios en el país para marzo próximo.

En un informe presentado este viernes, los CDC detallan que hasta el 13 de enero se han detectado 76 casos de la variante B.1.1.7 en 10 estados de EE.UU.

El aumento de la transmisión del SARS-CoV-2 podría amenazar los recursos de atención médica sobrecargados, requerir una implementación más extensa y rigurosa de estrategias de salud pública y aumentar el porcentaje de inmunidad de la población para el control de la pandemia”, expusieron.

La variante B.1.1.7 de COVID-19 fue informada por Reino Unido el 14 de diciembre de 2020. Desde entonces se ha detectado en más de 30 países.

Científicos han llegado a la conclusión de que la variante británica es más contagiosa debido a una mutación en la proteína S.

Después de ser confirmada su transmisión en Estados Unidos, los CDC desarrollaron un modelo compartimental que arrojó que su prevalencia de entre todos los virus circulantes es de 0.5 por ciento.

En este modelo, la prevalencia de B.1.1.7 es inicialmente baja, pero debido a que es más transmisible que las variantes actuales, exhibe un rápido crecimiento a principios de 2021, convirtiéndose en la variante predominante en marzo”, dijeron los CDC.

Según el modelo, pese a la vacunación contra COVID-19 la trayectoria de la pandemia no cambiará y continuará la propagación de la variante británica.

Sin embargo, una vez que sea la variante dominante su transmisión se reducirá sustancialmente.

Actualmente, Estados Unidos acumula 23 millones 395 mil 418 casos de COVID-19 y 2 millones 2 mil 468 decesos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *