Moderna ha asegurado este lunes que su vacuna experimental es un 94,5% efectiva para prevenir el coronavirus, según los datos provisionales obtenidos de un ensayo clínico en etapa avanzada, convirtiéndose así en la segunda compañía estadounidense en una semana en informar resultados que superan las expectativas.

Los datos publicados en una nota de prensa por Moderna implican que el riesgo de enfermar por el Covid-19 se redujo en un 94,5% entre el grupo de placebo y el grupo vacunado del gran ensayo clínico en curso en los Estados Unidos: en este caso, 90 participantes en el grupo de placebo contrajeron el Covid-19, frente a 5 en el grupo vacunado.

Junto con la vacuna de Pfizer, que también ha demostrado tener una efectividad superior al 90%, y a la espera de más datos de seguridad y revisión regulatoria, Estados Unidos podría tener dos vacunas autorizadas para uso de emergencia en diciembre con hasta 60 millones de dosis de vacuna disponibles para fin de año.

Tanto la vacuna de Pfizer como la de Moderna se asientan en una nueva tecnología conocida como ARN mensajero y, de validarse los resultados, representan nuevas y poderosas herramientas para combatir una pandemia que ha infectado a 54 millones de personas en todo el mundo y ha matado a 1,3 millones. La noticia también llega en un momento en que los casos de Covid-19 están aumentando en todo el mundo.

Una ventaja clave de la vacuna de Moderna es que no necesita almacenamiento ultrafrío como la de Pfizer, lo que facilita su distribución. Moderna espera que sea estable a temperaturas estándar de los refrigeradores, de 2 a 8 grados Celsius durante 30 días, y que se pueda almacenar hasta 6 meses a -20 grados Celsius.

Según Moderna, que se basa en un ensayo con 30.000 participantes, la vacuna previno casos graves de coronavirus. De los 95 casos en el ensayo de Moderna, 11 fueron graves y los 11 ocurrieron entre voluntarios que recibieron el placebo.

Además, la mayoría de los efectos secundarios fueron de leves a moderados. Sin embargo, una proporción significativa de voluntarios experimentó dolores y molestias más graves después de tomar la segunda dosis, incluido alrededor del 10% que tenía fatiga lo suficientemente grave como para interferir con las actividades diarias, mientras que otro 9% tenía dolores corporales graves. La mayoría de estas quejas fueron generalmente de corta duración, dijo la compañía.

La compañía espera tener entre 500 millones y mil millones de dosis de la vacuna en 2021, divididas entre sus sitios de fabricación estadounidenses e internacionales y dependiendo en parte de la demanda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *