El pasado miércoles, el Ministerio de Finanzas propuso un presupuesto de 99 mil 700 millones de quetzales para el siguiente año.

Según analistas fiscales, en el primer año de gobierno de Alejandro Giammattei, se hicieron gastos anormales y atípicos debido a la emergencia provocada por el Covid-19. 

Tomando lo anterior en cuenta, este sería uno de los presupuestos políticos más altos en los últimos años de Guatemala, ya que, la suma se acerca a los Q100 mil millones.

El ministro de Finanzas Públicas, Álvaro González Ricci, indicó que la iniciativa del presupuesto para el siguiente año tiene dos componentes; el ordinario y el capítulo dedicado a la reactivación económica después de la crisis del Covid-19. Con esto se busca que en el país haya más inversiones y activar proyectos de la infraestructura pública.

La propuesta incluye una asignación dedicada a la reactivación económica de Q4 mil 560 millones, en este monto se incluyen, obras de infraestructura como: la remodelación de escuelas, ampliaciones de carreteras, el Fondo de garantía para la Vivienda  y programas para combatir la desnutrición en el país.

El Ministerio de Educación (Mineduc), recibiría Q18 mil 562 millones, esta es la cartera que más presupuesto tendrá, además, del porcentaje del pacto colectivo con el magisterio.

En plena crisis sanitaria, se tiene previsto que al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), se le adjudiquen Q9 mil 694 millones.

Por los efectos de la pandemia del nuevo Coronavirus, en abril de este año hubo una ampliación presupuestaria, de Q87 mil 715 millones, aumentó a Q107 mil 760 millones.

Según las autoridades del Ejecutivo, para financiar el monto para el presupuesto, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), recaudará más de Q61 mil millones y el resto sería financiado con préstamos y bonos de más de Q32 mil millones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *