El pasado 31 de agosto, pandilleros del Barrio 18 recluidos en la cárcel el Infiernito, ubicada en Escuintla,  tomaron a 10 agentes de la Dirección General del Sistema Penitenciario como rehenes, esto como represalia por el traslado de varios líderes de su pandilla.

El Ministerio de Gobernación indicó que comenzó un plan para combatir el crimen dentro de las cárceles, donde se dirigen delitos como; extorsiones, secuestros y asesinatos.

Los operativos de traslado de los privados de su libertad iniciaron el 20 de agosto, se movilizaron más de 40 reos de la cárcel del Infiernito hacia el centro de Detención Preventiva para hombres de la zona 18.

En la madrugada del 31 de agosto, se inició con los traslados de de los líderes del Barrio 18 a diferentes cárceles del país, no se reveló el nombre de las cárceles donde serían trasladados por estrategia de seguridad.

Entre los reos que serían trasladados se encontraban; Rudy Francisco Alfaro Orozco, alías “El Smurf” y Aldo Dupié Ochoa, conocido como “El Lobo”, ambos son máximos líderes de la “Mara 18”.

Sin embargo, el traslado no fue ejecutado, ya que, durante el operativo se realizó un motín en el centro de seguridad, como resultado quedaron 10 rehenes, agentes del Sistema Penitenciario y para liberarlos los reos exigían que los traslados se detuvieran.

El ministro de Gobernación, Oliverio García Rodas, dio una conferencia de prensa donde indicó que si era necesario utilizar la fuerza para retomar el control de la cárcel, se utilizaría.

Por su parte, el presidente, Alejandro Giammattei, exigió a los reos que liberaran a los agentes, agregó, que la Policía Nacional Civil (PNC), tenía instrucciones de negociar con los reos para resguardar la integridad de los rehenes, pero que no darían marcha atrás con los traslados de los líderes del Barrio 18.

Los 10 agentes fueron liberados a altas horas de la madrugada del 1 de septiembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *