El pasado viernes por la noche un grupo de aproximadamente 50 personas se encontraban de fiesta en la Tienda O3, ubicada en el kilómetro 15.5 Carretera a El Salvador.

Publicaciones de historias y videos en redes sociales se hicieron virales en la noche del 12 de junio, en donde se observa a personas bebiendo y bailando en una fiesta a puerta cerrada, pese a la pandemia que afronta el país desde marzo, cuando el Gobierno suspendió eventos masivos para evitar la propagación del Covid-19.

El evento se llevó a cabo en las instalaciones de la Tienda O3 en Condado Concepción, ubicada en Carretera a El Salvador.

En las publicaciones en redes sociales que hicieron los asistentes a la fiesta, se puede observar a menores de edad ingiriendo bebidas alcohólicas de la misma botella, violando así las disposiciones decretadas por el presidente Alejandro Giammattei, sobre el uso de la mascarilla obligatorio, distanciamiento social, entre otros.

La Policía Nacional Civil (PNC), llegó al lugar donde se realizaba la actividad, atendiendo denuncias de vecinos cercanos. Sin embargo, no se les permitió el acceso por ser propiedad privada. El sábado por la mañana agentes del Ministerio Público y la PNC clausuraron la tienda.

Las autoridades dijeron que por medio de las huellas dactilares halladas en el inmueble localizarán a los involucrados, además, harán un reconocimiento con las fotografías y videos que circulan en las redes sociales.

Por su parte, el Ministerio de Gobernación, puso una denuncia penal ante el Ministerio Público (MP), donde solicitan la investigación de los hechos ocurridos en la fiesta ilegal realizada en la Tienda O3. Y recalcaron que estas acciones serán castigadas con rigor.

Las fotos y videos fueron compartidos por varios guatemaltecos indignados, que denunciaron los actos y expresaban que los asistentes no solo se habían puesto en peligro, sino también al resto de la población.

Las autoridades de Condado Concepción emitieron un comunicado, donde expresan que no tenían conocimiento de las actividades que se realizaban en la mueblería involucrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *